martes, diciembre 7

Virgen de Lo Vásquez


Fue la fe de un acaudalado vecino de la comuna de Casablanca, que hace más de un siglo puso la imagen de la virgen en el patio de su casa, el origen de una devoción popular que hoy motiva una de las más grandes procesiones religiosas que se registran en el territorio nacional. Tal fue la fama que cobró dicha figura, bautizada popularmente como "la purísima", entre los habitantes de esta zona vinícola del valle central, que la imagen debió ser trasladada a una capilla especialmente construida para ella, hoy, transformada en el Santuario de lo Vásquez. En buses, auto, en bicicleta, a pie, de rodillas e incluso arrastrándose llegan los fieles desde Santiago, Viña y las localidades aledañas para hacer oir sus ruegos a la madre misericordiosa en la celebración del día de la Virgen de la Inmaculada Concepción, el 8 de diciembre.

La familia León Vásquez fue la principal benefactora e impulsora en la construcción del Santuario, cuya capilla fue dos veces reconstruida, a causa de los daños causados por los temblores, antes de que el terromoto de 1906 la destruyera por completo. Recién, en 1913, y por supuesto un 8 de diciembre, se inauguró y bendijo lo que hoy es el Templo de lo Vásquez, gracias a la iniciativa de don José Ulloa. Un santuario que forma parte indisoluble de la historia, la identidad y la cultura del valle de Casablanca, epicentro del catolicismo regional y de la devoción popular a la Virgen. "Madre de la paz: Ruega por nosotros" es el lema que este año convoca a los más de 600 mil peregrinos que se esperan y que con esta masiva celebración culminan el Mes de María. Una fecha que este año, en los distintos templos del país, se dedica a la oración por la paz mundial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada